Cita a ciegas con un muslo

Dalí experimentando con la luz


Son incontables las veces en las que he recibido audios, correos electrónicos o señales de humo con la siguiente plegaria: "¡Voy a quedar con X, y no sé qué ponerme! ¿Los pitillos que me probé el otro día contigo me hacían muslos?" Efectivamente. Los pitillos que nos hacen muslos son la preocupación más acuciante en la to-do list previa a cualquier cita. Y no me refiero sólo a mujeres. La llamada de auxilio descrita pertenece a uno de los diálogos más surrealistas que he tenido con un amigo. Baby, I like your style. Mi pregunta es, ¿por qué? Nunca he oído a nadie quejarse ex post sobre los muslos ajenos. Si vivir en el mundo 2.0 tiene alguna ventaja, esa es precisamente que sabemos con quién nos vamos a encontrar. (O no, el experimento social Simple PickUp es sumamente revelador).

Por el contrario, y mientras piernas jóvenes galopan hacia una tienda Inditex, no encuentro a nadie preocupado por adquirir, ya no el nuevo cárdigan beige, sino el bagaje suficiente para mantener la llama en la cena de turno. ¿Del amor? No. De la conversación. Ir con la naturalidad por bandera -una naturalidad que pasa 24/7 auditando, en la mayoría de los casos- no siempre funciona. Indudablemente, todos tenemos cualidades que nos hacen únicos, hobbies de los que parlotear durante horas, vivencias inigualables, viajes que relatar y desde aquí no intento hacer un llamamiento a los vendedores de humo —que lo mismo te hablan de Damien Chazelle que de los últimos de Filipinas—. Esta entrada es una oda a la curiosidad y al descubrimiento. 

Mi intención es dar tres ideas interesantes sobre las que indagar, reflexionar, abrir la mente y quizá, añadir a una conversación. Estoy segura de que conoceréis alguna de ellas -incluso todas, pues casi ninguna es una novedad. Sin embargo, nunca está de más hacer una pequeña recopilación.

1. Viernes 20:30. Alguien admite que le encantan las teorías de la conspiración. Pregunto cuál exactamente. La respuesta no puede ser mejor: "Desde el 11-S, hasta el montaje del alunizaje, o los extraterrestres". Como véis, rabiosa actualidad. Y, mientras escucho con paciencia los trillados argumentos sobre las explosiones controladas en las Torres Gemelas, pienso: ¿por qué nadie sorprende con un problema un poco más actual, real o apremiante? ¿A nadie le interesa, ¡no sé! la ciberseguridad? O, algo más cotidiano, ¿la obsolescencia programada? ¿el cambio climático? Creo que no hace falta ser ingeniero para tener un mínimo de curiosidad.

2. Viernes 20:43. Otra persona asegura que, a la hora de ser contratado, tu apariencia juega un papel determinante. "¿Conoces a Melanie Gaydos?", inquiero. La respuesta no me sorprende: no. Melanie Gaydos es una modelo estadounidense que sufre displasia ectodérmica. Aquí su Instagram y una entrevista en castellano. Ella misma describe la belleza como un state of being. La descubrí gracias a un canal de YouTube llamado StyleLikeU. Un canal desconocido en España y que debería tener más seguidores.

Y sí, sé que Black Mirror está genial, pero tienes que ver ese canal. 
Repito, tienes que ver ese canal. 

El proyecto está muy claro. Una madre que trabajaba en la industria de la moda. Una hija que sufre los excesos de esa misma industria en su propia piel. En su propio cuerpo. Un día, unidas por la conciencia de que, como diría Tony Judt, "algo va mal" deciden entrevistar a gente del mundillo para entender la relación personal que cada uno tiene con su cuerpo. El resultado es sencillamente genial. Temas en torno a la sexualidad, el aborto, la igualdad, la aceptación personal o la raza son una constante. Tú solo tienes que sentarte frente a la pantalla y ponerte cómodo. Retener cada perla. Observar cómo, con cada frase, se van despojando de una prenda. 

De este modo, personas conocidas y anónimas se desnudan —en cuerpo y alma— para ti. La última en salir a la palestra ha sido Jemima Kirke, quien trata ciertos tabúes sobre la maternidad. "Realmente nunca pensé lo que estaba haciendo", confiesa "Lo hice de la misma forma en la que decidía cortarme el pelo, o hacerme otro tatuaje [...] La culpa me golpeó en el mismo momento en el que di a luz. ¿Por qué? Porque sabía que yo era su madre. En ese momento me dije, ¿qué he hecho? He creado a una persona que va a sufrir".



¿Too deep? ¡Sigamos con el punto tres!

3. Sábado 12:30. Recibo un e-mail. Tengo que editar un cuento que se publica en una obra colectiva. "¿Qué cuento? ¿El cuento ese raro?". El cuento raro trata sobre las construcciones de género, y fue inspirado por un artículo del Código Civil —una nunca sabe dónde va a encontrar al muso— y por una canción que no me puede gustar más. Pero, tranquilos. Aquí no vengo a vender mi libro. Quiero celebrar que National Geographic —el británico— dedica su número de Enero de 2017 a lo que denomina "Gender Revolution". Una revolución silenciosa a la que la BBC ya dedicaba uno de sus documentales (Beyond binary), y que es un must en la literatura (¿quién no ha leído las aventuras y desventuras de Callie Stephanides en Middlesex? ¿o las de Orlando, de Virginia Woolf?). A través de estas fuentes, nos podemos acercar a conceptos tales como "intersexual", "genderfluid" o "transexual". También a cuestiones relacionadas con la desigualdad. Y es que, de acuerdo con Alfia Ansari —una niña de Mumbai, India de nueve años— "nosotras no recibiremos una educación y ellos sí. Eso les permitirá viajar y nosotras tendremos que quedarnos" (aquí un artículo en castellano). 

Portada de enero de 2017

Y ahora, podría contaros mis intentos —la mayoría, totalmente infructuosos— para que mi audiencia se interese por estas ideas. Lo sé, lo sé. No todos tenemos los mismos intereses. Sin embargo, y como os digo, creo ver en estas ideas (algo dispares, para qué negarlo, ¡os traeré más!) una constante: su novedad dentro de lo de siempre. Algo así como una vuelta de tuerca o un poco de orégano en una conversación. Conversación, que pocas veces girará en torno al grosor de un muslo —o al menos, si lo hace, esperemos que sea por poco tiempo— y que, en cambio, tratará de los temas más diversos e inesperados: tus viajes, sus hobbies o la anécdota de la anécdota.

Aderezarlos es un arte, y aquí va mi intento. :) 

Comentarios

  1. DosBichos22/1/17 22:29

    Con toda sinceridad os digo que, más que comentar mis recomendaciones, me gustaría que aportarais alguna nueva. ¡Estaría genial hacer un intercambio de ideas!

    Un abrazo a todos,
    P.

    ResponderEliminar
  2. Una entrada encantadora y enriquecedora, P. Qué bien haberte encontrado.
    Aquí va mi aportación. "Once upon a school" ¿Qué pensarías si tu hijo llega a casa diciéndote que va a hacer los deberes con un profesor particular en una tienda de piratas, que es gratis y que además va a participar en la edición de un libro? Merece la pena echarle un ojo a la idea que tuvo este escritor.

    https://www.youtube.com/watch?v=FaSF1gPBKrA&t=284s

    ¡Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Siempre te leo (;

Entradas populares de este blog

¿Quién demonios son los sabios?

No es mentira esta postverdad

Cuando las barbas del vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar.