Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2017

Cómo ser otra persona con unos sencillos martillazos (puerta secreta y directa, sin trasbordos)

Imagen
294 TFUE
Primera lectura Por llegar diez minutos tarde, –"¡diez minutos, abuela, por Dios! ¡No es una vida!"–, mi abuela me castigó dos semanas sin salir por la noche. "Por la noche" significaba hasta las doce en punto. Tenía catorce años, cinco amigas y unas ganas locas de vivir la vida en la urbanización playera. Por desgracia, mi abuela no tenía los mismos planes para mí.  –Sólo podrás ir y venir a la playa conmigo por la mañana y por la tarde.  –¿QUÉ? –Esas amigas tuyas no me gustan ni un pelo.  Aunque sospechaba que mi abuela tan sólo buscaba un buen samaritano que le llevase la hamaca y la toalla –nunca la bolsa, nave del misterio de toda sexagenaria voluptuosa– tuve que acatar la recién implantada ley marcial.  Y así, salíamos a las diez y media y volvíamos a la una. Telediario, tute y siesta. A las cinco y media, caminábamos bajo el sol abrasador hacia el mar. A las ocho volvíamos, a las diez "en la cama estés". Al día siguiente, vuelta a empezar. Mi …