La mujer que susurraba reggaeton


Vivian Maier took the photo. 



Esta mujer se acerca a la nevera despacio y sin zapatillas. Canturrea mami mami con tu body este party es un safari, mientras se contonea. Hombros hacia atrás, pecho paloma, cadera giratoria. Hace la ola y queda contagiada por el espíritu de Buena Vista Social Club. Su mente gravita sobre La La Land. Sabe que ayer quedaba un yogur natural en la nevera y otro de melocotón con tropezones del Mercadona. A esta mujer, de redecilla y visón en las fiestas de guardar, le corroe la curiosidad (¡y el hambre!). Está a punto de comprobar una verdad universal: el oído de un sordo es arbitrario.
*
Y es que, su marido Jorge Luis, durante la cena de Navidad bailó como una sirena sincronizada un reggaeton lento, de esos que no se bailan hace tiempo. Sin embargo, ya pasada la fiesta, volvió a su estado natural de ameba. Esta mujer, previendo la metamorfosis fue capaz de articular una plegaria a tiempo.
-¡El yogur de tropezones es mío! 
Jorge Luis emitió una luz tenue, como de nebulosa planetaria. Luego, cayó en el sillón de terciopelo, con escaso acierto, sumido en un silencio de agujero negro. Como un protagonista de Interstellar, Jorge Luis había recuperado su casco de astronauta. Tras el milagro regueatonero, habitaba un planeta hostil y solitario. 
- El yo-gur del MER-CA-DONA. Sí. Yo-gur. Es mío. Mí-o. Para mañana. Sí, mi amor. MA-ÑA-NA. Yogur. Mío. Melocotón. ME-LO-CO-TÓN.
-¿Eh?
No hubo más respuesta. Esa noche, la mujer no pudo pegar ojo. Imaginaba la crema del yogur brotando lenta, como un desmayo, los crujientes tropezones de melocotón en almibar, la crisálida inicial de yogur frío amoldada al recipiente. No podía esperar más. Durante toda la noche, evocó el momento decisivo. La música de sus huesos al incorporarse, el suave reposo de sus pies sobre la alfombra, el despegue de sus riñones hacia arriba, la ciática y el reuma a dúo en cada paso, el ritmo de su cadera británica. Oh sí, spread your wings and kiss the sky baby. ¡Pero ay, cuando llegara a la cocina! Se quedaría mirando fijamente al frigorífico sin atreverse a descubrir la verdad. Sonaría Happy de Pharrell Williams. Ella clapearía along. Y de pronto, ¡zas! Allí estaría, envuelto en la luz de las estrellas. Aquel yogur sería maná del cielo, cáliz sagrado, trebol de cuatro hojas, pata de conejo, rizo de amante secreto. Lo tomaría entre los brazos como a un antiguo amor. Lo abriría con anhelo -los ojos fijos, la boca rosa. Tardaría apenas dos segundos en hundir la cucharilla en su grasa, abriría la boca y engulliría cucharada tras cucharada, con maldad, con despotismo. Ningún pensamiento cruzaría su mente. El azúcar es capaz de realizar ese milagro.
*
Son las nueve de la mañana del día veinticinco y Jorge Luis es despertado por una tribu de aborígenes transparentes que se concentran, de pronto, en una sola imagen. Pestañea. Es su mujer. Parece nerviosa. Enfadada. Rabiosa. No la oye, pero consigue leer sus labios.
-Te lo comiste, y ¡era mío!

Fragmento inspirado en un comentario de mi abuela el día de Nochebuena: "Hija, ya sólo rezo para que tu abuelo no se coma mis yogures del Mercadona".

Comentarios

  1. Genial, P. Me ha encantado. Da gusto pasarse por aquí una vez por semana y disfrutar leyéndote.
    No sé cómo lo haces, pero tus entradas siempre consiguen trasladarme a mi época madrileña. La señora de la entrada está inspirada en tu abuela, pero bien podría estar basada en otra abuela adorable que conocí allí.
    Nos leemos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, te envié un email al correo de contacto. No sé si lo has leído.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. jajajajaja es buenísimo. Cuando nos hacemos mayores nos asaltan unos deseos un tanto extraños, pero es que claro...era un yogur con tropezones!!

    Abrazos y gracias por las risas.

    ResponderEliminar
  4. De las mejores cosas que he leído últimamente sin lugar a dudas. ¡Me han entrado ganas de comer un yoghurt de esos y mira que no me gustan!

    ResponderEliminar
  5. :) Muchas gracias por estos comentarios tan positivos. Así da gusto escribir. Ícarus, como bien sabes, este blog está dedicado en cuerpo y alma a esta bonita ciudad, a sus gentes, a sus abuelas. A todos. Me alegra saber que consigues teletransportarte unos minutos (con un ratito es suficiente) al bullicio de estas calles. :) ¡Oscar! Qué ilusión volverte a ver por aquí. Como ves, el sibaritismo de mi abuela no tiene límites. Si tiene que elegir entre yogures, siempre escogerá el más top. Y M, la verdad es que -aunque no gusten los yogures con trozos- entre uno de ellos, y un insípido bífidus, yo lo tengo claro...

    Un abrazo,
    P.

    ResponderEliminar
  6. Qué fantástico!!
    Me encantó encontrar este rinconcito

    ResponderEliminar
  7. Vale, vale, sí sí sí. Eso era yo leyendo tu blog: una entrada, luego otra y ahora esta... Definitivamente quien hace un relato tan bueno como éste de un comentario tan desconcertante como el que hizo tu abuela, tiene talento. Rosa Chacel te ampara, mujer, y si no lo hace debería. Y ya está, un sí rotundo a leerte más.

    ResponderEliminar
  8. El yogurt si tiene cereza mejor....
    El relato como la fruta, dulce.....
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Siempre te leo (;

Entradas populares de este blog

¿Quién demonios son los sabios?

No es mentira esta postverdad