Hoy miro hacia atrás. Hacia la vida.





Vivimos durante un año acunados por la brisa alisea del cosmopolitismo. Dejamos de correr y de creer en la prisa. Lo importante era ser en torno a la mesa. Ser en torno al té, juntos. El perfecto inglés no existía, y el idioma era tan latinogermano que nunca supe bien si hablábamos palabras -ay querido logos- o caminábamos con las imágenes del subconsciente común de la vieja Europa. Comíamos pasta, y hablábamos italiano. Slow food, slow tv, slow sex. Por todas las prisas venideras, dejé besarme despacio.

Pero volví a Madrid.


Al bajo ahora, ahora no, YA. Corre. Elmetronoesperaanadie. Y menos a ti.Veinte años. ¿Número de esclavo? 54 millones. Otra asignatura más. Seis tomos. En seis meses. Y estudia. Corre. No vivas. Hay cien que pagarían por-ese-mísero-trabajo. ¿Horas? Veinticuatro al día. ¿Salario? El salario/hora es el número PI. Con P de pigs. Con P de puto dinero. STOP. Coge aire. Respira en la tiniebla del sandwich de máquina en una White Box. ¿Tienes el informe? ¿El de ayer? Sí. No, el de hoy, te lo dije por whatsapp hace dos segundos. Y estabas en línea. Había doble check. Nuevo knockout en el ring. Y tú.VAGA. Knock knock knockin' on Heaven's door. Art. 15 CE. Integridad cero en un mundo con forma de becerro dorado. ¡Adoradme! dijo el socio. El socio de un despacho que sabe a sangre. NO QUIERO. Oposita. Y siete años encerrado en otro ring. La carrera solitaria hacia la justicia. De pronto juez. Con veintiséis años. Quiero escribir. Con la venia SEÑORÍA, escriba sentencias. ANTECEDENTES DE HECHO. Estudié Derecho, pero era humanista. FUNDAMENTOS DE DERECHO. Me enseñaron la justicia del positivismo. Llamaban justicia a política legislativa. FALLO. Muerte súbita en juzgado nº5 rodeada. ¿De criminales? No. De justos que creyeron que eran libres. Armenios sin papeles, drogadictos pinchados e impinchados, e irrelevantes para mi sociedad ¡SALGAN A LAS CALLES! Griten libertad. Pasaporte a la cárcel o a TURKISTÁN. ¿Antecedentes? Ninguno señoría. ¿Seguro? ¿Letrado? Yo.. NO HABLE. Preguntas irrelevantes. Peinado chic. He perdido el juicio.

Hoy miro hacia atrás. Hacia la vida.

Perdiste un año, dicen. Perdiste un año, dicen. Perdiste un año, dicen.
Y yo. Yo digo que gané la vida.




Comentarios

  1. https://www.youtube.com/watch?v=X1ZRBPA8SK0

    ResponderEliminar
  2. Joder, vaya forma de escribir.

    Me ha enganchado el ritmo frenético, muy madrileño, muy agobiante, muy lo que nos toca cada día.

    Me quedo por aquí. Tremenda forma de adentrarme en tus letras.

    PD: Hay gente empeñada en hacer ver a otros que pierden el tiempo. Supongo que tal vez porque ellos sienten que están tirando el suyo y quieren que todos los demás se contagien de la misma apatía.



    ResponderEliminar
  3. Querido Erasmus.

    Me encanta, palito.

    ResponderEliminar
  4. corremos así en todas partes, por eso me vine a un lugar cerca de la playa , así cuando vengan los tsunamis que siemore vienen , algunos de ellos me agarrará y no me daré ni cuenta hasta que me encuentre con el Dresden y todos sus fantasmas hundidos , ellos me cantaran que he muerto y que de tan feliz , ni me he dado cuenta

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Siempre te leo (;

Entradas populares de este blog

¿Quién demonios son los sabios?

No es mentira esta postverdad