Dario Hiroshima


Las luces de Tirso me han arrastrado 
hacia el frío de calles de carne joven. 
Y sus sombras azules me atan en los portales
Con la voz italiana de aquel hombre 
que nunca me prometió nada. 
Pero yo, 
aún sigo corriendo por las vías 
con la juventud huyendo cada viernes
Mientras las musas me hablan en la boca  
con las alas de los dioses
y cantan.



It's been a while, queridos míos.



Comentarios

  1. Que experiencia casi mística es a veces recorrer un camino.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Y aunque aquella voz no te hubiese prometido nada, para ti era suficiente... Precioso.
    Me ha encantado la imagen <3
    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Por primera vez puedo decir que es mía. Son dos amigos míos, y al fondo, Hiroshima.

    PAT.

    ResponderEliminar
  4. http://lascosascomo-song.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Que lindo blog, te sigo :) saludos desde Colombia

    ResponderEliminar
  6. Te descubro y me quedo leyéndote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Siempre te leo (;

Entradas populares de este blog

¿Quién demonios son los sabios?

No es mentira esta postverdad